Consideraciones generales

1.1. Consideraciones Generales

En la introducción justificamos la ineludible necesidad de abocarse a una revisión radical de la realidad educativa. Al respecto, el hecho mostrado de la sorprendente coincidencia de criterios, entre tantos destacados pensadores, permite concluir que no se trata de una mera coincidencia, sino de una situación que debe ser atendida de inmediato. Como tembién quedó descrito un amplio campo de posibilidades en referencia a la orientación recomendable, nos proponemos expresar ahora -con ánimo de refuerzo- algunas consideraciones generales con respecto a la caracterización del currículo que consideramos adecuado para para responder a las demandas actuales. Ante todo, es importante aclarar que nuestra propuesta constituye apenas un intento, en la bús queda de soluciones a los apremiantes problemas educacionales.

En procura de los mejores criterios, adecuados para el presente trabajo, acudimos una vez más al inagotable campo de la bibliografía, con la cita siguiente:

“Será preciso imaginar sistemas de aprendizaje totalmente nuevos, una instrucción cuyo contenido y cuyos métodos se adapten al espíritu y necesidades de nuestra época. Ahora bien el único medio para salir del del camino ya trillado consiste en experimentar y extraer enseñanzas de esas experiencias, arriesgarse organizando programas de investigación, poniendo a prueba nuevos sistemas de aprendizaje en las escuelas y fuera de ellas, liberándonos de ciertos elementos de las pesadas estructuras académicas tradicionales tales como los exámenes que recurren más a la memoria que a la aptitud para resolver problemas, y orientando la extraordinaria voluntad de participación de los jóvenes de hoy hacia el descubrimiento de nuevas formas de aprendizaje basadas en la iniciativa y la renovación”.(8)

Apelando a la comprensión y alta dosis de paciencia del estimado lector, consideramos oportuno, continuar la argumentación, incluyendo ideas de los especialistas.

“Sólo puede darse por cierto que, en su mayor parte, las personas se verán sometidas a una rápida transformación de su ámbito laboral, y que, probablemente, la fuerza de trabajo de la década actual y más allá cambiará de ocupación varias veces en su vida. Por añadidura, el volumen de conocimientos crece tan rápidamente que en las escuelas sólo es posible enseñar una proporción cada vez menor. En algunas asignaturas, particularmente las científicas, la velocidad de avance ha dejado a las escuelas 20 o 30 años por detrás de los tiempos. La renovación del curriculum, que debe por necesidad ser un proceso continuo tendrá por tanto que concentrarse en las actitudes de los estudiantes hacia el aprendizaje y en técnicas que les permitan proseguir su educación cuando sean adultos”.(9)

“Las capacidades relativas a la comunicación, incluso la expresión no verbal, serán vistos como un elemento común en todos los aspectos del curriculum, y el desarrollo creativo, expresivo y realizador recibirá tanta importancia como la formación analitica”.(10)

“Elejir un curriculum central que satisfaga estos requisitos supone muy grandes dificultades. Sin embargo puede darse un primer paso que ayudará a refinar el modelo de tres sectores superpuestos, a esclarecer qué relaciones hay dentro y entre ellos, y a orientar la elección final del contenido de cada uno. Se trata de practicar, dentro de los grupos de actividades relacionadas entre sì que presenta cada sector principal, un cuidadoso análisis de las aptitudes que es preciso adquirir, las categorías de conocimientos que deben alcanzarse y las actitudes que corresponde estimular”.(11)

Propondremos un currículo que responde adecuadamente a todas y cada una de las cuestiones planteadas hasta ahora y a las que plantaremos durante el desarrollo subsiguiente. No corresponde exactamente a los modelos de organización curricular ordinarios a saber: currículo por disciplinas, curriculo por áreas, currículo por actividades.(12)

Tampoco se identifica plenamente con el currículo de Núcleo Básico de Nelson Bossing.(13) De los modelos mencionados, el que resulta similar al nuestro es el que se esboza en la cita(11) de este capítulo, aunque no son iguales ya que tomamos elementos de los otros modelos. De manera que una caracterización acertada para el currículo que proponemos, consiste en considerarlo como una síntesis de los cuatro señalados.

Los términos que consideramos más apropiados para denominarlo son: Currículo Integral. La adecuación de ese nombre a la naturaleza del currículo, se refleja claramente en el siguiente capítulo.

Seguidamente incluimos las bases Filosófica y Psicológica:

Base filosófica

Base psicológica

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>