Prospectiva ambiental

Reflexionar sobre los efectos de posibles influencias extraterrestres en el comportamiento humano, es algo totalmente razonable. El hecho de que no haya conocimiento científico definitivo sobre el tema, lo que muestra es la necesidad de continuar estudiándolo seriamente hasta encontrar explicaciones convincentes. Ojalá se pudieran controlar algún día esas influencias, si es que realmente existen. Mientras tanto, parece inaceptable cruzarse de brazos y esperar soluciones mágicas.

La contaminación del planeta, la injusticia social, el hambre, la enfermedad, el crimen y muchos otros problemas cuya existencia en el mundo actual sería un absurdo negar, justifican la absoluta necesidad de buscar nuevas soluciones en todos los campos.

El mundo en que vivimos cambia rápidamente y cada vez más de prisa. El número de transformaciones y su profundidad aumentan constantemente. Los avances de la ciencia, tecnología y producción post-industrial son abrumadores. En 20 años la velocidad de desplazamiento se ha multiplicado por 1000. Los medios de comunicación reducen las distancias. Ha aumentado la complejidad para dirigirse y para dirigir. El individuo desaparece en el seno de equipos cada vez más numerosos. No cabe la menor duda de que, en particular, las dificultades para adaptarse aumentarán cada vez más.

Para revertir las consecuencias de los daños causados al hábitat se requiere un conocimiento completo de los procesos naturales involucrados y de los cambios que permitirán el normal desarrollo de los mismos. Esto implica la obligación de grandes transformaciones en las malas costumbres de las personas tanto individuales como colectivas. Es obvio que el cumplimiento de este tipo de obligaciones no aflorará por generación espontánea sino que demanda una nueva forma de comportamiento que los haga posible. Todo individuo sabe que el automóvil es uno de los más grandes agentes contaminantes y las gravísimas consecuencias que esto trae. Pero difícilmente habrá alguien dispuesto a renunciar al privilegio de poseer uno o más carros durante poco o mucho tiempo. Así como éste, existen cualquier cantidad de ejemplos que evidencian las malas costumbres.

Otro de los grandes problemas que afectan al país es la injusticia social. Carecer de los elementos básicos para la sobrevivencia es algo que a nadie le puede gustar, por la angustia y sufrimiento que ello acarrea.

En los 5 continentes del globo terrestre, muchos millones de seres humanos son obligados a vivir en condiciones infrahumanas. Padecen hambre y otras vejaciones, que propician el desarrollo de enfermedades y otros problemas de salud. Respecto a estos últimos, conviene mencionar el hecho de que obedecen en gran parte a la práctica de malas costumbres, sobre todo en la alimentación que es determinante en el estado de salud. Aunque en condiciones de miseria o extrema pobreza son imprevisibles las reacciones de la gente, es indiscutible su inconveniente y gran contribución a la delincuencia y otros males conocidos.

El examen de estos problemas permite llegar, en un nivel un poco más alto, a una conclusión importantísima: en nuestro país el desarrollo de los procesos de reflexión, concienciación y comunicación es demasiado deficiente y por lo tanto es mucho lo que queda por hacer al respecto.

El examen de estos problemas permite llegar, en un nivel un poco más alto, a una conclusión importantisima:
en nuestro país el desarrollo de los procesos de reflexión, concienciación y comunicación, es deficiente y por lo tanto es mucho lo que queda por hacer al respecto.

Ahora que se habla de concertación y es fácil entender la conveniencia de la misma, es razonable esperar
que se convierta en realidad. Pero lo más importante es la permanencia de las acciones adecuadas para llegar a un Proyecto Nacional, orientado con mucho énfasis, hacia la satisfacción de las necesidades básicas de la población marginada.

A corto plazo, las instituciones creadas para resolver los problemas nacionales están obligadas a incrementar su eficacia. Por más que año con año aumenten los índices correspondientes a distintos servicios que ofrecen el desface con respecto al crecimiento demográfico también es cada vez mayor. Un ejemplo que lo demuestra es la C.C.S.S. Las colas o filas para solicitar servicios que se forman en sus Clínicas y Hospitales son inmensas, así como los plazos de la citas que muchísimas veces alcanzan hasta un año o más. ¿ Si esto no es ineficiencia, cómo podría llamarse? ¡ Y pensar que con sólo la ejecución de un buen proyecto para enseñar a la gente a comer, podría resolver sus principales problemas !

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *